lunes, 27 de marzo de 2006

Bitácora de viaje: Día Dos, Mónaco

De madrugada, mis compañeras de cuarto entraron emocionadas y cansadas por la primera noche en el barco. Bueno, realmente entraron Laura y Aída, porque Ana llevaba un rato durmiendo, había entrado con tanto sigilo que no la había sentido. No es que las otras dos no entraran con cuidado e intentando no hacer ruido, sino que como Aída y yo compartíamos la cama de matrimonio, resultaba altamente difícil que no me despertara. Una de las pegas que podíamos encontrar en las habitaciones eran las camas, no porque fueran incómodas o pequeñas (todo lo contrario, eran muy cómodas), sino porque teníamos una litera de dos camas y una cama de matrimonio... claro que a la larga tuvimos que dar gracias porque nos tocó uno de los camarotes más espaciosos :)

Cuando subimos a desayunar, nos dimos cuenta de que estábamos entrando en un pequeño puerto muy pintoresco: Villefrance sur le mer. Tan pequeño era que el barco no podía atracar y nos tenían que acercar a la playa.

Crucero: Villefrance sur le mer

Desayunamos y preparamos nuestro lunch a base de pequeños bocadillos rellenos de los embutidos que había en el buffet de desayuno. Como íbamos "a nuestro aire", no teníamos excursión contratada, por lo que nos pusimos de acuerdo con Quique y Ana para encontrarnos en el barco que nos iba a llevar a puerto. Sin embargo, tuvieron la "suerte" de que justo cuando llegaban al sitio se iba uno de los barquitos y, suponiendo que nosotros ya estaríamos montados, se fueron en él y no volvimos a verlos hasta la noche.

Para llegar a Mónaco desde Villefrance teníamos que coger un tren. Íbamos con ganas de hablar en francés, pero la gente se empeñaba en saber español... o en hablarnos en inglés.

Crucero: Estación de Villefrance sur le mer

En Mónaco no hay mucho que ver... así que empezamos a recorrerlo siguiendo el circuito de coches (que los chicos se sabían de memoria de tanto jugar a las maquinitas). En nuestro camino hacia el Casino, encontramos un pequeño hotel... pero lo descartamos por su falta de glamour y decidimos que esa noche volveríamos a dormir en nuestro camarote.

Crucero: Hotelito

Llegamos al Casino montadas en mi coche de los martes y, aunque teníamos dinero preparado para apostar, decidimos continuar nuestro paseo por el puerto deportivo y ver los "barquitos" de los habitantes de la ciudad.

Crucero: Uno de mis coches

Antes de volver a Villefrance, visitamos el Palacio real (que estaba en obras ¬¬) y sus alrededores.

Crucero: Mónaco artística

Finalmente fuimos a coger el metro de vuelta a nuestro barco....

Crucero: metro de Mónaco

donde la visión de las vías dio pie a extrañas ideas.

Crucero: Asesinato

Por extraño que parezca, no soy yo la que parece tener más ganas de matarlo xD

Finalmente volvimos al barco, donde nos esperaba un musical basado en la película de Molin Rouge que estaba bastante curioso. Después de eso, como no teníamos ningún tipo de interés en el espectáculo de flamenco que había en la discoteca, jugamos una partida de trivial en el Casino (el del barco, no el de Mónaco). La gente empezó a retirarse, y decidimos pasar al Tabú, que prometía ser algo más entretenido. Mientras tanto, el señor JP me introducía en los cócteles que más le habían gustado, resultando al final de la noche una mezcla peligrosa de licores en mi estómago.

Para rematar la noche, guardamos los juegos y nos fuimos a cubierta, a la parte que estaba más protegida del frio viento de la noche y disfrutamos en buena compañía de un par de cócteles más y de una interesante y larga conversación... hasta las 6 de la mañana.

6 comentarios:

Alayma dijo...

Propongo una nominación a los oscars al caballero de la última fotografía... puesto que las señoritas para nada estaban actuando..., y por supuesto una nominación al premio a la mejor foto del crucero, para la fotógrafa :P

Ferguson dijo...

La partida del Tabú se alargó cosa mala... ¿Cuanto fue? ¿Dos horas? Demasiados Margaritas...

CocO dijo...

Eso, eso, poned las pruebas del delito en Internet... Veo que me tenéis ganas, eh? Si es que me tratan de bien estas compañeras...

En fin, la verdad es q la foto quedó bien, pero... ¿era imprescindible que fuera yo el que estaba siendo empujado en el borde de la vía del tren? Vaya, pregunto ;)

daflaura dijo...

La respuesta es SÏ...

jeje ya estabas amenazado de muerte desde hacía mucho tiempo... Sara yo sólo vimos una buena oportunidad ;P

... como dice Ana: que bien nos lo pasamos!!

jp dijo...

Si queríais matarlo podíais haberlo atravesado con la espada de Grace Kelly. Es sólo una sugerencia...aunque a destiempo.

Alfo dijo...

Teníais que haber jugado al casino, seguro que ganáis algo y todo :D.