martes, 26 de mayo de 2009

Sobre las traducciones de libros

Sé que es difícil traducir un texto a otro idioma intentando que mantenga la calidad y el interés que pudiera tener antes. Pero muchas veces lees algo por encima y te das cuenta de que está mal, muy mal en algunos casos.

Que en textos técnicos que te encuentres "array" traducido por arrayán me resulta frustrante y consigue que no pueda concentrarme como debería. Siempre he pensado que los textos técnicos tenían que ser traducidos por personas que conozcan la terminología (usuarios finales, ingenieros informáticos en mi caso) en vez de que lo hagan traductores.

Pero no sólo eso, sino en las propias novelas, en las que el vocabulario no es tan específico también tienen muchos fallos. No voy a hacer una lista de todos los que me he encontrado en el último libro que me leí en inglés y en español... porque no acabaría.

Todo esto se solucionaría porque un par de personas con cabeza (que no tienen por qué entender el idioma original) se leyeran el libro antes de que este se publicara y señalaran las expresiones raras que deben revisarse.

O puede simplemente que yo sea una paranoica obsesiva.

5 comentarios:

juaxix dijo...

Sabes? llevas toda la razón, a mi también me jode eso un huevo,asi que debemos de ser dos obsesivos compulsivos del lenguaje...aunque a mi no me impide concentrarme en lo que quiera XD

Alfonso E. dijo...

Pequeña reflexión. El problema es el siguiente: ¿cuál es el español "válido? ¿Porque en España digamos "matriz" o "array" es incorrecto el uso de "arreglo"? (Obviamente "arrayán" es del todo incorrecto). Dejando de un lado las traducciones mal hechas (donde se escoge un sentido de la palabra que no es el que se quiere transmitir en ese contexto), hay términos que se crearon (en concepto) primero en el inglés y que en español simplemente se tradujeron.

Un ejemplo: ordenador/computadora. Ordenador es una palabra traducida del francés ordenateur, y con un significado más restrictivo que "computadora" (pues "ordenar" es un cómputo, pero ciertos cómputos no son ordenaciones). Y el caso es que por más mal que nos suene "computadora" en el fondo es más correcto que "ordenador". Además, en muchos de estos casos, la traducción "mejicana" pudo haberse creado antes que la propia española (estoy seguro que hubo sudamericanos en contacto con ordenadores antes que españoles). Si esto es así, ¿por qué tenemos la potestad de legislar sobre lo que es correcto y lo que no?

En fin, es una rallada de medianoche en medio de semana, tampoco es que aporte mucho más xD.

PD.: odio los libros sudamericanos que me hablan de "usted" :D

Anónimo dijo...

Ordinateur

Miauz dijo...

Juaxix: Jejeje Gracias por el apoyo, así no soy la única que acabará en el manicomio :P

Alfonso: Entiendo que probablemente algunos términos usados por traductores mejicanos sean tan válidos como los españoles, pero eso no quita que se me haga raro y que me cueste entenderlo.
De igual forma que se hacen doblajes de películas en español castellano y en español latino, no creo que sea malo sacar varias ediciones de un libro.
Y sobre los términos que usar para referirse a palabras extranjeras que no existen en nuestro idioma, muchas veces es preferible no traducirlas a poner barrabasadas. En muchos casos, los primeros que tendríamos que ponernos de acuerdo somos nosotros, porque, por ejemplo, todavía no se han aclarado si la traducción correcto para "embedded" es "embebido" o "empotrado" (personalmente el segundo me parece más exacto).

Mr_Manu dijo...

No puedo soportar las malas traducciones. Lo que precisamente pasa con el libro que tengo delante, en que el traductor ha cometido unas burradas tremendas como:
-"Me toca un pie" en vez de "No me importa"
-"Pagado de sí mismo" en vez de "orgulloso"

Y mejor ni hablar de las traducciones (sudamericanas) de términos técnicos:
-Fundaciones (foundations) en vez de cimientos.
-Concreto reforzado (reinforced concrete) en vez de hormigón armado.

Y así hasta aburrir...se te quitan las ganas de leer.