miércoles, 3 de junio de 2009

Excavando

- Al fin lo he conseguido, veo una pequeña luz, es del tamaño de un garbanzo, pero ya veo el cielo azul y siento el aire y...
- ¿Y? Los otros ya han abierto un agujero del tamaño de una sandía y pronto podrán salir por allí.
- Pero ellos van a un sitio distinto al que me dijisteis a mí que debía llegar.
- Claro, porque su objetivo no es el tuyo.
- Entonces... ¿por qué habríamos de avanzar al mismo ritmo?
- Porque todos tenéis que salir a la vez.
- Pero no puedo cavar tan rápido como ellos. Y su terreno puede que sea más fácil de horadar. Y...
- No más excusas, cava y calla. Si no puedes tú solo pide ayuda.
- ¿A quién?
- Ah, ese no es mi problema. Ah! y no te olvides de apuntalar el camino y de colocar las luces cada pocos metros.
- Pero, no puedo hacer todo a la vez.
- Si no puedes solo, pide ayuda.
- Esta conversación no lleva a ningún lado.
- Ah, ese no es mi problema.

4 comentarios:

alayma dijo...

Bueno no se si podré ayudarte a cavar, pero por lo menos te ofrezco mi compañía en el tunel ;)

Miauz dijo...

Pues vaya dos nos hemos juntado, con el asma y la falta de oxígeno, a ver si alguna sale viva :P

Gracias ;)

Quique dijo...

pero por qué todos tienen que salir a la vez? además, ahora tienes una nueva reserva de oxígeno que te permitiría cavar más tranquila, no?

en fin, yo en el tunel no me meto, que si es muy chico ya íbamos a estar muy apretaos alayma tú y yo, pero tú sabes que te acompaño en el sentimiento ;)

AYK dijo...

¿Es una analogía entre un jefe-subordinado del mundo de la informática? La última frase no da más asco porque no quiere...