miércoles, 3 de mayo de 2006

Mi alma en un puño

Ha llegado la hora, la última decisión,
ni antes ni después, es ahora, es el momento.
Aunque sepamos que algún día llegará,
nunca estamos listos para la eternidad.

Mi alma en un puño,
la puja empieza,
¿quién dará más?

Ya no hay lugar para el arrepentimiento,
lo hecho, hecho está y no hay forma de modificarlo.
Las decisiones tomadas fijan el precio,
matizado por los errores cometidos

Mi alma en un puño,
la puja empieza,
¿quién dará más?

Piedras con las que en mi camino tropecé,
podría haberlas evitado fácilmente,
si no fuera capaz de encontrar los matices
que hay entre blanco y negro, en una escala de grises.

Mi alma en un puño,
la puja empieza,
¿quién dará más?

Ningún libro de instrucciones para la vida
podrá indicarte las decisiones correctas.
Nada impedirá que llegue el momento incierto
de ser elegido para el cielo o el infierno.

2 comentarios:

Miauz dijo...

Nunca se me ha dado bien la poesía... sobretodo cuando en clase preguntaban eso de "qué quiere decir el autor con...". Pero hay veces que la mejor forma de expresar algo, es entre los límites de la métrica... y ahora sí teneis a la autora para preguntarle qué significa el galimatías que ha escrito.

antemil dijo...

¿Qué es galimatías?, dices mientras hablas
de tu inquieta alma del sur.

¡Qué es galimatías! ¿Y tú me lo preguntas?
Galimatías eres tú.



Yo soy muy becqueriano, ya sabes. Algún día si quieres te dejo mi romance de 15 estrofas para que te rías un rato :P